Por tercera vez Buba regresa a la isla para someterse a una nueva intervención quirúrgica.Esta vez un injerto óseo hará que su pierna izquierda que en la actualidad es 5cm más corta que la derecha se la alarguen para que quede tan sólo a 2’5 y que con un alza pequeña en el zapato se acerque un poco más a la normalidad.Lejos ,muy lejos ,queda ya esa imagen del 2013 cuando la incertidumbre nos atenazaba a cada instante viendo la expresión de dolor y pena de su rostro.

He de confesar que esta otra imagen delante de ese helado de mango me inspira un sentimiento de gratitud hacia todos aquellos que de una u otra manera han contribuido a esta sonrisa.Su sonrisa,la de un niño que cada día olvida un poco más el calvario a que fue sometido.

Y cómo  no agradecer también a Son Espases y a su personal sanitario ,que tanto le han mimado ,con lo que gracias a ellos su personalidad se reforzará:su sonrisa!.

Un abrazo a todos.

Amigos de Buba.